martes, enero 02, 2007
Dónde el corazón te lleve
A veces resulta difícil ayudar a un amigo que se encuentra perdido y en un mal momento. Pocas veces las palabras sirven para solucionar los problemas de la gente, pero por lo menos sí que ayudan a que alguien se sienta mejor, a que la gente vea la vida de otra manera. Y sólo las palabras que salen del corazón consiguen librar a las personas de las preocupaciones de la vida, quizás no a largo plazo pero sí por algunos instantes. Las palabras que salen y llegan al corazón, las que son de verdad sinceras, son la que tienen ese inmenso poder. Así que desde aquí, desde este modesto y humilde espacio me gustaría ayudar a alguien con las palabras. Es un fragmento extraído de la novela "Dónde el corazón te lleve" de una escritora italiana llamada Susanna Tamaro. La novela está narrada en forma de una larga carta, el relato de toda una vida, con aciertos y errores que Olga, narradora y protagonista, trata de contar a su nieta con la claridad y la intuición de quien se siente cercano a la muerte. Sentada en la cocina escribe día tras día acerca de su niñez atormentada y profunda, sobre las cosas que siempre la preocuparon, los miedos, el amor, la libertad, la propia existencia. La protagonista nos da testimonio de una vida intensa, llena de sentimientos encontrados, de luchas personales, donde anima a decir porque "aquello que nunca dijimos, nos dolerá eternamente y sólo el valor de un corazón abierto podrá liberarnos de esta congoja".
En fin, a lo que iba, el fragmento que me gustaría citar es uno más conmovedores de la novela y se encuentra hacia el final. Son palabras de aliento y de ánimo desde la experiencia para quien se encuentre perdido sin saber con quien contar. Dice así :

"Si estás en alguna parte, si tengo la posibilidad de verte, sólo me sentiré triste tal como me siento cada vez que veo una vida desperdiciada, una vida en la que no ha logrado realizarse el camino del amor. Cuídate. Cada vez, que al crecer, tengas ganas de convertir las cosas equivocadas en cosas justas, recuerda que la primera revolución que hay que realizar es dentro de uno mismo, la primera y la más importante. Luchar por una idea sin tener una idea de uno mismo es una de las cosas más peligrosas que se pueden hacer.
Cada vez que te sientas extraviado, confuso, piensa en los árboles, recuerda su manera de crecer. Recuerda que un árbol de gran copa y pocas raíces es derribado por la primera ráfaga de viento, en tanto que un árbol con muchas raíces y poca copa a duras penas deja circular la savia. Raíces y copa han de tener la misma medida, has de estar en las cosas y sobre ellas: sólo así podrás ofrecer sombra y reparo, sólo así al llegar la estación apropiada podrás cubrirte de flores y de frutos.
Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas a cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda. Respira con la confiada profundidad que respiraste el día que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga: aguarda y aguarda más aun. Quédate quieto, en silencio, y escucha a tu corazón. Y cuando te hable, levántate y ve donde él te lleve. "


3 Susurros:

Blogger Kevin said...

Ostres, què profund tu jeje

M'ha agradat bastant això de l'arbre, que tot ha de sre igual o proporcional, ja saps U^^

Has fet un Copy&paste i potsre la autora del llibre et demanarà drets d'autor xDDDDD

Blogger Julia said...

Aiss, ¡precioso! ¡Me han dado ganas de comprar ese libro! Es muy cierto todo lo que dice...

Feliz año, guapa, y muchas gracias por ayudarme y darme ideas con loquetúsabes, hehehe... Un besote ^^.

Anonymous Anónimo said...

es bellisimo tu blog!un beso desde argentina

Publicar un comentario en la entrada

<< Home



*HUGS* TOTAL! give Nuria more *HUGS*
Get hugs of your own
Image Hosted by ImageShack.us